Detallamos a continuación algunas recomendaciones de mantenimiento y limpieza de los distintos elementos de muebles y decoración


Limpieza de Muebles Lacados y Pintados

Para la limpieza habitual de los muebles lacados o pintados, es recomendable que uses un paño suave de algodón o microfibra, ligeramente humedecido con agua. Es mejor no utilizar esponjas o trapos que puedan rallar la superficie del mueble. No uses productos abrasivos que contengan amoníaco, acetona o disolventes. Una vez hayas pasado el trapo húmedo, siempre es mejor secar las acumulaciones de agua secando el mueble con un trapo seco, siempre sin restregar haciendo movimientos circulares y sin presión.

Limpieza de Muebles de madera barnizados y de chapa

Para el cuidado de un mueble de chapa o barnizado, lo ideal es usar un trapo limpio humedecido con un jabón neutro. A posterior deberás pasar un trapo humedecido con agua para retirar el jabón y secarlo con otro trapo seco que no desprenda pelusa.
Intenta evitar siempre los productos abrasivos que contengan silicona, disolventes, quitaesmalte y otros productos agresivos.

Limpieza de Muebles de melamina

Limpia los muebles de melamina con un trapo suave humedecido en agua con un producto no agresivo. Después es recomendable pasar un trapo seco para secar el mueble y evitar así el deterioro que pueda causar el acceso de agua. Uno de los productos que mejor funciona para limpiar los muebles de melamina son los limpiacristales.
Es recomendable no usar ni ceras ni aerosoles, ya que pueden engrasar el mueble. Tampoco utilices trapos que cuenten con cargas electromagnéticas para atraer el polvo.
Ten especial cuidado con el sol. Si les da la luz del sol directa, puede que el mueble se deteriore.

Limpieza de Tejido:

Para una suave limpieza utilizar un paño húmedo con un poco de jabón para tela, como detergente para prendas delicadas. Para una limpieza profunda se sugiere una limpieza al vapor profesional.


Piel:

Simplemente usa un paño seco para limpiar las superficies. Alternativamente cualquier limpiador de pieles también es válido.


Cuero sintético:

Usa un paño húmedo o algún limpiador para pieles sintéticas.


Asientos o respaldos de malla:

Simplemente empieza limpiando las superficies con un paño suave y seco. Posteriormente utiliza un paño húmedo con un poco de jabón. No utilizar productos de limpieza
agresivos o con descolorante.


Madera:

Simplemente limpia las superficies con un paño suave y seco. Para una limpieza profunda para quitar manchas utiliza un poco de agua con jabón o algún producto específico para limpiar la madera.


Madera aglomerada:

Limpia las superficies con un paño suave y seco. Para una limpieza profunda para quitar manchas utiliza un poco de agua con jabón o algún producto específico para limpiar la madera.


Terminaciones de hierro cromado:

Utiliza un paño suave y seco para limpiar las superficies. Para una limpieza profunda y eliminación de manchas usa un desengrasante medio, posteriormente límpialo con
un paño seco.


Metal Aluminio:

Limpia las superficies con un paño suave y seco. Para suciedad difícil utiliza un poco de agua caliente y un limpiador no abrasivo.


Cristal:

Para una correcta limpieza utiliza un limpiador de cristales. Intenta no aplicar el producto a superficies que no sean cristal.


Tejidos de exterior protegidos contra el sol:


• Lavado a mano: extrae la funda protectora del producto de exterior para una limpieza más adecuada. Lava a mano con ¼ taza de jabón por litro de agua usado. Utiliza una esponja o un suave cepillo para suavemente eliminar las manchas. Posteriormente aclara completamente el tejido y deja secar al aire libre.

• Lavado a máquina: primero quita la funda del producto, cierra las cremalleras o botones. Utiliza un lavado con agua fría y con un suave detergente. Una vez terminado el proceso de lavado deja secar al aire libre.

Elementos Exterior de polipropileno:

Limpia las superficies con un paño húmedo con un poco de agua caliente. Para una limpieza profunda utiliza agua caliente y un limpiador no abrasivo.


Madera de Teca:

Para proteger y mantener el color natural de los productos de teca se debe aplicar aceite de teca 2-3 veces al año dependiendo del clima de la zona donde se encuentre. Cuanto más seco sea el clima más aceite de teca se deberá aplicar.


Madera de Acacia:

Utiliza un paño húmedo con un poco de agua con jabón. Las manchas se volverán un poco grisáceas con el tiempo por la exposición al sol.


Imitación hormigón:

Utilizar un paño con jabón y agua será perfecto para una limpieza sencilla de suciedad o comida de la superficie

EnglishEspañol

Menú principal